10 diciembre, 2019

De la telefonía analógica a la digital

Estamos en el mejor momento para pasar de la tecnología analógica a la digital: la notificación de Telefónica del fin de las líneas analógicas, el desarrollo de las nuevas tecnologías, etc.

 

Pero siempre, el tipo de sistema telefónico que elijas debe ser compatible con el tipo de negocio y la manera de trabajar de la empresa. ¿Eres una empresa que mueve grandes volúmenes de transacciones o eres un comercio minorista?. Este último tienen necesidades de telecomunicaciones relativamente simples. Otros más grandes, sin embargo, dependen de cultivar relaciones telefónicas, donde los impedimentos para la comunicación con el cliente son inaceptables. 

 

¿Necesitas desviar llamadas a un dispositivo móvil? ¿Tienes un call center, aunque sean sólo dos personas? Estos son algunos de los factores a considerar al seleccionar un sistema telefónico analógico o digital. Sin embargo, hoy, pensar en lo analógico es pensar en el pasado. 

 

¿En qué se diferente la telefonía analógica de la digital?

 

Los sistemas analógicos han apoyado a las empresas durante décadas. Construidos con cobre estándar y teléfonos FXS cuentan con una buena calidad de voz y tienen las características básicas que se puede tener un teléfono fijo de casa de toda la vida. 

También, pueden estar conectados a una centralita PBX y ser capaces de transferirse las llamadas entre extensiones. Pero ahí terminan sus características. Por su simplicidad y a su limitado potencial de expansión, su compra es relativamente barata. Eso sí, puede ser muy costosos de modular, arreglar, configurar y actualizar. Por ejemplo, para cambiar la ubicación de una extensión es necesario que un técnico profesional vaya a la empresa y haga nuevos agujeros. 

 

digital

Los sistemas de telefonía digital, por su parte, son mucho más modernos. Las centralitas virtuales digitales están diseñadas para ser escalables y poder añadir nuevas extensiones o configuraciones cuando se desee.

Sin embargo, a día de hoy todavía cuesta ver centralitas totalmente virtuales, ya que en la mayoría de los casos las operadoras apuestan por las centralitas híbridas: utilizan una combinación de hardware digital propietario y redes IP basadas en estándares.

Una centralita digital totalmente moderna es 100% IP y basada en software. Y no decir de las nuevas centralitas WebRTC, siendo las más modernas y, probablemente, el futuro de la comunicación de las empresas. Aunque todavía se encuentra en cierto desarrollo.

 

Integrando analógico y digital

 

Hay muchas formas establecidas de integrar dispositivos analógicos y digitales. Los sistemas telefónicos analógicos pueden conectarse a troncales VoIP mediante adaptadores ATA multipuerto. Seleccionar el adaptador adecuado puede ser un reto, ya que el número y los tipos de puertos dependen de los requisitos de su proveedor de VoIP y es probable que se necesite un profesional para instalarlo.

Esto es una solución ideal para aquellas empresas que no se sienten preparadas para afrontar el reto digital en el que se encuentran los países actualmente. Sin embargo, es una integración que en poco tiempo deberá migrarse a lo 100% digital, ya que los operadoras no podrán mantener esta duplicidad durante mucho tiempo.

En definitiva, el sistema telefónico que se elija para la empresa debe reflejar la visión y las necesidades únicas de la organización. Si tienes necesidades muy simples, elige un sistema híbrido. Pero, si quieres un sistema que puedas configurar en cualquier momento, escalable y con funcionalidades que darán mejor imagen a la empresa, digitalízate. Apuesta por una centralita virtual completamente digital. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *